Islas Canarias

Cada año muchos turistas disfrutan de sus vacaciones en las Islas Canarias. Aunque históricamente las cadenas hoteleras se han llevado con el grueso de esa ocupación, parece que la tendencia está cambiando, y cada vez son más las personas interesadas en alquilar una vivienda (ya sea casa o piso).

En la actualidad, las Viviendas de Uso Turístico se regulan por el Reglamento de las Viviendas Vacacionales de la Comunidad Autónoma de Canarias (Decreto 113/2015, de 22 de mayo).

Lo primero que hace este reglamento es establecer las distintas tipologías de establecimientos turísticos, siendo de nuestro interés los alojamientos extrahoteleros de tipo E (viviendas vacacionales).

Requisitos para las Viviendas Vacacionales en Canarias

Para obtener (y mantener) la licencia para destinar a uso turístico un inmueble en las islas, será imprescindible que cumplan como mínimo, los siguientes requisitos técnicos y formales. Además de estos, es posible que el Ayuntamiento (o cabildo insular) en cuestión tenga alguna particularidad más.

  • A nivel formal, hace falta disponer de cédula de habitabilidad así como la licencia de primera ocupación.
  • Haber pagado la tasa correspondiente a la diligencia del libro de inspección.
  • Deben estar en situación de entrar a vivir, es decir, que su estado de limpieza y conservación sea el adecuado.
  • La vivienda deberá tener un tamaño apropiado en función del número de personas que se hospeden, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 117/2006, de 1 de agosto.
  • Las puertas de entrada se deben poder cerrar con seguridad desde el interior.
  • Disponer de un botiquín de primeros auxilios.
  • Camas de tamaño apropiado:
    • Individuales: 0,90m x 1,90m
    • Dobles: 1,35m x 1,90m
  • Tener perchas de material no deformable y en un número proporcionado en función de los inquilinos.
  • Disponer de sábanas, mantas, almohadas y cubrecama en las habitaciones.
  • En los baños tener espejo, soporte para rollo de papel higiénico y como mínimo un juego de toallas por cada semana de estancia.
  • Cocina equipada con horno, cafetera, vajilla, ropa de mesa y material de limpieza.
  • Plancha y tabla de planchar.

Con la nueva normativa, quedan excluídas las viviendas situadas en urbanizaciones turísticas o mixtas residenciales turísticas, así como todas las incluídas en la Ley 2/2013 de 29 de mayo.

Cómo solicitar (y conseguir) la licencia turística

Como en el resto de comunidades con regulación al respecto, tendremos que presentar una declaración responsable comunicando el inicio de actividad ante el cabildo insular correspondiente.

El nuevo modelo o formulario a rellenar lo puedes descargar desde aquí. No tiene mucha complicación.

Si todo es correcto y no incumples ninguna normativa, el cabildo insular, de oficio, procederá a la inscripción de la vivienda en el Registro General Turístico de la Comunidad
Autónoma de Canarias.

Si falta cualquier documento o requiere alguna comprobación adicional, recibirás un requerimiento.

Una vez la vivienda esté inscrita en el Registro y recibas la resolución correspondiente, utiliza el número de inscripción tanto para la placa como para los anuncios publicitarios.

Como anuncio mi piso o casa para alquilar a turistas?

Ahora ya estás en el punto más sencillo. Con la tecnología actual, no te constará nada ganar visibilidad. Te aconsejamos que utilices los portales más grandes ya que son los que reciben más visitantes (los más conocidos). Te recomendamos optar por Booking, Airbnb o por los 2, prefiriendo nosotros Booking por el perfil de inquilino. Si lo haces desde nuestro enlace a continuación, obtendrás grandes beneficios, como por ejemplo, no pagar ninguna comisión las 5 primeras veces que lo alquiles.

Información de Interés

Cada vez que entren nuevos inquilinos, no olvides remitir sus datos a la Dirección General de Policía.

Se tienen que colgar los precios en un lugar visible y no se le puede cobrar al inquilino por nada que no se haya acordado desde un inicio.

En caso de que se hospeden varias personas al mismo tiempo (un grupo de amigos, por ejemplo) habrá que designar a un único responsable del grupo.

Si en tu Comunidad de Vecinos esta práctica aparece como prohibida en sus estatutos, no podrás solicitar la licencia.

A no ser que en los estatutos de la comunidad te prohíban colocar la placa correspondiente, deberás hacerlo al iniciar la actividad (en el Decreto 113/2015, de 22 de mayo hay un modelo). Si la comunidad te lo prohibe, necesitarás la declaración en la que te lo dicen para presentarla junto con el resto de documentación al cabildo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *